miércoles, 23 de mayo de 2018

Se llevó a cabo la boda real entre la princesa Natalia y el príncipe Krwanquis

El Gobierno Supremo de la Comunión tiene el agrado de comunicar, que hoy por la tarde, se llevó a cabo la impresionante boda real entre la princesa Natalia de Ghuxland y el príncipe Krwanquis de Limeria. Ellos intercambiaron sus votos tradicionales, según el Rituale Romanum de 1925, basado en el del Papa Pablo V.
Ellos fueron casados por el obispo de Ghuxland, monseñor Tiberius von Trampix, perteneciente al linaje Thuc. 
Un resumen del ritual, es que fue más o menos de la siguiente manera:

Hermanos, estamos aquí reunidos, para celebrar el matrimonio entre estos fieles devotos de Cristo, fieles de la Santa Madre Iglesia Católica Apostólica y Romana, la Verdadera, de la cual en esta Comunión, nosotros todos creemos y seguimos. Así que, por eso, paso a dar inicio a este ritual de este sagrado sacramento…
Mis queridos amigos, están a punto de entrar en una unión, de la cual Dios mismo es el autor, y que nuestro Divino Salvador ha consagrado de manera especial, dándole un carácter de santidad, que la sitúa entre las instituciones religiosas más sagradas. Él sabía muy bien los peligros por los que estamos rodeados, y la debilidad de nuestra naturaleza, que requiere un estímulo continuo para el cumplimiento de los deberes que se nos han impuesto. Por esta razón, se ha anexionado a la digna recepción de este sacramento, gracias peculiares que disponen a los esposos a respetar el compromiso sagrado que han formado, y les permiten superar los diversos obstáculos y dificultades que pueden encontrar en el desempeño de su sacramento, los deberes de la vida. La presente ocasión, entonces, es de gran interés para ustedes dos; ni puedes verlo bajo otra luz que no sea la era más importante de tu vida, y lo más íntimamente conectado con tu bienestar temporal y eterno. ¡Ay! pero sucede muy a menudo que el ministro de Dios extiende una mano temblorosa en la realización de la ceremonia nupcial. La escena, es cierto, es una fiesta alegre; pero ¡cuán frecuentemente es nula la bendición que imparte el sacerdote por las maldiciones invisibles de Aquel que penetra en lo más recóndito del corazón! ¡Cuán frecuentemente, en medio de las alegrías del mundo, en la tormenta de la tribulación que ya se está acumulando sobre las cabezas de aquellos que llegan a esta santa alianza con disposiciones indignas! ¡Cuán diferentes, esperamos, son sus perspectivas!
Tenemos todos los motivos para creer que sus expectativas de felicidad en este estado sagrado se basan en una base sólida; que ustedes se han preparado debidamente para este importante evento, y que sus corazones son tales, a los ojos de Dios, como para atraer sobre ustedes Su especial favor y bendición.
Con confianza, entonces, en las promesas de nuestro Bendito Salvador que condescendió a honrar, con su divina presencia, las felices nupcias de Caná, invitarlo a venir y presidir esta ocasión.
Además, para bendecir el contrato en el que estás a punto de entrar, y para hacerlo, por su gracia, un verdadero emblema de esa unión sagrada que existe entre él y su Iglesia; una unión de sentimiento y acción, fundada en la virtud y el amor de Dios, una unión no solo por el tiempo, sino por la eternidad.
Don Krwanquis Klum Klimbasterstaufen, príncipe de Limeria, ¿toma usted a Doña Natalia Lucía María de los Ángeles de Ghuxland y Mundo del Costado, princesa de Ghuxland, aquí presente como su esposa legítima de acuerdo con el rito de la Santa Madre Iglesia?
El novio respondió:
Sí, en efecto.”
El obispo preguntó:
Doña Natalia Lucía María de los Ángeles de Ghuxland y Mundo del Costado, princesa de Ghuxland, ¿toma usted a Don Krwanquis Klum Klimbasterstaufen, príncipe de Limeria, como su legítimo esposo, según el rito de la Santa Madre Iglesia?
Ella respondió:
.”
Después de contestar las preguntas, ambos hicieron sus votos; él dijo:
Yo, Krwanquis Klum Klimbasterstaufen, te tomo a ti Natalia Lucía María de los Ángeles de Ghuxland y Mundo del Costado, por mi legítima esposa, para tener y mantener, desde hoy en adelante, para
mejor, para peor, para más rico, para más pobre, en enfermedad y en salud, hasta que la muerte nos separe
.”
Y ella dijo:
Yo, Natalia Lucía María de los Ángeles de Ghuxland y Mundo del Costado, te tomo a ti, Krwanquis Klum Klimbasterstaufen, por mi esposo legítimo, para tener y mantener, desde hoy en adelante, para
mejor, para peor, para más rico, para más pobre, en enfermedad y en salud, hasta que la muerte nos separe
.”
Y el sacerdote bendijo la unión:
“Ego conjúngo vos in matrimónium. In nómine Patris, et Fílii, + et Spíritus Sancti. Amen.”
Ahí tiró agua bendita, el obispo y bendijo el anillo diciendo:
V. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
R. Qui fecit cælum et terram.
V. Dómine, exáudi oratiónem meam.
R. Et clamor meus ad te véniat.
V. Dóminus vobíscum.
R. Et cum spíritu tuo. Orémus.
Béne  + dic,  Dómine,  ánulum  hunc,  quem  nos  in  tuo  nómine  bene  + dícimus:  ut,quæ  eum
gestáverit, fidelitátem íntegram  suo  sponso  tenens, in  pace  et voluntáte  tua permáneat,  atque  in mútua caritáte semper vivat. Per Christum Dóminum nostrum.
Amen.”
El sacerdote roció el anillo de agua bendita; y llegó el novio de la mano del sacerdote impone a la buena y aceptable en el dedo anular de la mano izquierda un anillo de la novia, mientras que el sacerdote, estuvo diciendo:
In nomine Patris, et Filii, + et Spiritus Sancti. Amen.”
Y agregó:
V. Confírma hoc, Deus,quod operátus es in nobis.
R. A templo sancto tuo, quod est in Jerúsalem.
Kýrie, éleison. Christe, éleison. Kýrie, éleison. Pater noster secreto usque ad
V. Et ne nos indúcas in tentaiónem.
R. Sed líbera nos a malo.
V. Salvos fac servos tuos.
R. Deus meus, sperántes in te.
V. Mitte eis, Dómine, auxílium de sancto.
R. Et de Sion tuére eos.
V. Esto eis, Dómine, turris fortitúdinis.
R. A fácie inimíci.
V. Dómine, exáudi oratiónem meam.
R. Et clamor meus ad te véniat.
V. Dóminus vobíscum.
R. Et cum spíritu tuo.
Orémus.
Réspice, quǽsumus, Dómine, super hos fámulos tuos:  et institútis tuis, quibus propagatiónem humáni géneris ordinásti, benígnus assíste; ut qu te auctóre jungúntur,te auxiliánte servéntur. Per Christum Dóminum nostrum. Amen.
Habiendo estado unido en los lazos sagrados del matrimonio, da gracias al Todopoderoso por los favores que Él te ha otorgado. Las gracias que has recibido han sido concedidas con el propósito de animarte en el cumplimiento de las obligaciones que impone la vida matrimonial, y que están bellamente expresadas en estas palabras del Apóstol: "Que las mujeres estén sujetas a sus maridos, como para el Señor, porque el marido es la cabeza de la esposa, como Cristo es la cabeza de la Iglesia ... Por lo tanto, como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también sean las esposas para sus maridos en todo. Maridos, ama a tu esposa, así como Cristo también amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para poder santificarla, limpiándola con la fuente de agua en la palabra de vida ... Así también deberían los hombres amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. "
Siempre conscientes de estos deberes que se deben el uno al otro, y a aquellos con cuyo bienestar usted puede ser especialmente acusado, valoren con solicitud la gracia que ha sido conferida este día; te dirigirá en cada dificultad; te consolará en la hora de la prueba…
Será una fuente continua de paz, de alegría, de mutuo afecto en la tierra, y una prenda de tu unión eterna y perfecta en el cielo.”
Acto seguidos, los cónyuges firmaron el acta del contrato indisoluble del matrimonio y fueron bendecidos por el obispo, quien les dijo que estaban legalmente casados, por la Santa Iglesia católica de la Comunión, según el Rito Extraterrestre Tridentino.  
Se besaron y salieron de la catedral, dirigiéndose hacia el local de la fiesta de la boda, que se celebró en el castillo de Ghuxkarri, en la zona residencial de Ghúxpolis, capital del Reino de Ghuxland, en plena Mancomunidad Nosecuántica. 
Como curiosidad, el novio usó un típico uniforme militar de color azul amarillo y negro, para el casamiento, mientras que la novia usó un vestido blanco, con velo y guirnalda, que tenía una longitud de diez metros. La princesa de Ghuxland declaró que no quiso usar el vestido de cincuenta metros de largo, que le habían sugerido, porque ella era una persona humilde y además, ya se había casado la otra vez con Don Antonio Sánchez, Primer Ministro de CELTIC--de feliz memoria y que Dios lo tenga en la gloria--con ese vestido largo de cincuenta metros de largo. 
Como es tradición en Ghuxland, al salir de la iglesia, la gente le lanzó porotos a los novios; y después en la fiesta, la novia lanzó los helechos (en Ghuxland no se usan flores en las bodas, por cuestión de humildad), pero infelizmente éstos cayeron en un tacho de basura, por lo cual ninguna princesa soltera se dignó en recogerlo. De todos modos, ciertamente en un futuro habrá alguna otra boda real. 
La fiesta prosiguió normalmente, con un montón de oraciones de Santos Rosarios y Novenas; luego de eso, todos los invitados regresaron a sus respectivos lugares de origen, no sin antes, cenar algo y lanzar globos de helio al cielo, como es tradición en Ghuxland, después de las bodas. 
Los ciudadanos copusianos, pudieron ver la transmisión en directo de la boda, a través de televisión y Sneisxsnet. 
Se aprovechó la ocasión de la boda, para realizarse varios actos oficiales, como por ejemplo: 

  1. El Presidente Supremo de la Comunión, Don Víctor Berocay hizo un discurso homenajeando a la Princesa Bamelina y al Presidente Andrés Escoti, su predecesor, ambos mártires de la fe, quienes fallecieron asesinados en manos de los anti-cristianos. 
  2. La Princesa Natalia de Ghuxland declaró: "Después de nuestro satélite de miel y de unas pequeñas vacaciones, volveremos a Ghuxland, para mi coronación que ha quedado marcada, para el día de mi vigésimo tercer cumpleaños, el 20 de noviembre del presente año. A partir de entonces, yo será la Reina titular de Ghuxland, y próximamente, mi marido algún día también será coronado como Rey de Limeria, pero como mi esposo, será Rey consorte de Ghuxland, y él podrá aconsejarme siempre en los asuntos de gobierno, a la vez que yo lo obedeceré en los asuntos domésticos; y mi primera medida oficial como Soberana de Ghuxland, será reunirme con el Rey Don Okunos XIII de Estrella del Mar, para negociar y luego realizar, una declaración conjunta de fe en la cual nos uniremos muchos países del V SUIS y de la galaxia de la Mermelada, a la postura atanasiana de la religión cristiana católica". 
  3. El Presidente de CELTIC Don Nicolás Gonella y el Rey de Ecomusia Don Doríforo II, firmaron un Tratado de alianza estratégica entre sus naciones. 

lunes, 21 de mayo de 2018

Se anuncia la boda real entre la princesa Natalia de Ghuxland y el príncipe Krwanquis de Limeria

El Gobierno Supremo de la Comunión, así como particularmente el gobierno del Reino de Ghuxland y el de toda la Mancomunidad Nosecuántica, tienen el agrado de anunciar la boda real entre el príncipe Krwanquis de Limeria y la princesa Natalia de Ghuxland, que se llevará a cabo pasado mañana miércoles 23 de mayo, a partir de las 1400 horas (según el huso horario de Ghuxland), en la catedral de Ghúxpolis, capital del Reino de Ghuxland.
La ceremonia del sacramento del matrimonio estará a cargo del obispo de Ghuxland, monseñor Tiberius von Trampix, y están invitados a la iglesia y a la fiesta, todos los nobles de Ghuxland y de Limeria (parientes de Natalia y Krwanquis), todos los Líderes de los estados miembros copusianos y sus respectivas familias, incluyendo por supuesto, al Presidente Supremo de la Comunión Don Víctor Berocay Rodríguez y su esposa Doña Tatiana de Mongkut-Kleth. También están invitados los reyes de Limeria, Don Hermenegildo III y Doña Corina del Río Itrésico, así como también, todos los líderes de CELTIC, incluyendo a su Presidente Nicus, la Primer Ministro y ciertamente también Don Benito Bertone, el Patriarca de la Iglesia Cristiana Católica Apostólica Tierraplanista de los Últimos Días.
El príncipe Don Krwanquis Klum Klimbasterstaufen, heredero al trono de Limeria (ex-Timeria del Sur, tierra conquistada por CELTIC, durante la Guerra Falsa, entre el 2012 y 2015) nació en Nicotrópolis, el jueves 5 de marzo de 1987 ADAT, es hijo de Don Gilberto Brancemio Klum Trastámara y Doña Magdalena Helena Klimbasterstaufen Rivas, ambos los cuales fallecieron durante la III Guerra Imperial. Es científico y contador de profesión, y ciertamente que ha participado como militar en la actual III Guerra Imperial, iniciada el 14 de noviembre de 1999, cuando el Parlamento nicosiano sancionó la guerra hacia Juapimdia, y luego estalló la contienda por toda la galaxia de la Mermelada.
La princesa Doña Natalia Lucía María de los Ángeles de Ghuxland y Mundo del Costado—también conocida por el alias de Kelinda Braxton Crux—nació en la ciudad de Ghúxpolis, el lunes 20 de noviembre de 1995 ADAT, siendo hija del Rey Alfonso II y la Reina Catalina de Ghuxland; ambos fallecieron en la guerra, en octubre de 2015, quedando el trono de Ghuxland vacante, bajo el gobierno de una regencia, a cargo de Don Rodrigo Rodríguez Trastámara, quien ciertamente también está invitado a la boda.
De hecho, la princesa Natalia de Ghuxland, estuvo casada por un tiempo con Don Antonio Manuel Sánchez Hernández, quien fuera Primer Ministro de CELTIC e hijo del Conde de Inferencia, quedando ella, viuda de él, quien falleció también durante el fatídico día 6 de octubre de 2015, tras la explosión del Inhibidor Interdimensional.
Tanto Krwanquis como Natalia, han perdido sus padres por la guerra, y es así, que ambos han participado de esta actual guerra en la galaxia de la Mermelada, por ejemplo, en el ataque a Bulogrado, la revolución varonista de Satniv y la batalla de Biklania.
Como Natalia no tiene más padre, quien la llevará al altar en esta ocasión, será el propio Presidente Supremo de la Comunión.
Como Krwanquis era de la nobleza, pero no tenía título oficial, él fue nombrado en virtud de sus méritos—sus servicios prestados a la Corona Céltica—como Príncipe de Limeria, lo que lo ha convertido en heredero al trono limérico. Dicho nombramiento fue realizado por la Soberana Emperatriz Doña Olga, el pasado lunes 5 de marzo del presente año.
Esta boda real, trae un poco de alegría para la Comunión, tras los largos lutos por el magnicidio del Presidente Escoti—el 6 de octubre de 2015—y el asesinato de la Princesa Bamelina, el pasado 9 de diciembre de 2017.
La boda real será televisada y transmitida a toda la Comunión.
Más detalles sobre la misma, lo difundiremos a partir del miércoles.